Córdoba, la ciudad de los califas

Ninguna ciudad española guarda un testimonio más fidedigno de la estancia de los Omeyas en nuestro país como el lugar que fue elegido por estos como capital, Córdoba. Un lugar, que no era un núcleo de población sin lustre que debe su gran esplendor a los Omeyas, ya que Córdoba (Corduba para los romanos) era una de las poblaciones más importantes del sur de la Península Ibérica.

¿Quieres descubrir  cuáles son los encantos que reserva Córdoba para el visitante? Acompáñanos a realizar este viaje por los puntos de interés que el turista no debe perderse durante su visita a esta bella capital andaluza.

Córdoba

Lugares que no puedes perderte de Córdoba

Comenzamos lógicamente por los restos más antiguos que conserva la ciudad, el Puente Romano.

*Puente Romano, una construcción que data del siglo I d.C al que el paso del tiempo ha obligado a remodelar en varias ocasiones. Destacan en el sus dieciséis arcos para vadear el río, su enorme puerta medieval y la escultura del patrón de la ciudad, San Rafael, en su interior. Pero no solo merece ir a visitarlos para admirar su arquitectura, también es un gran reclamo para los turistas al anochecer, ya que desde su privilegiada posición se pueden observar las vistas más espectaculares de la ciudad.

*El Barrio de la Judería, testigo mudo durante cinco siglos de las vidas de los judíos cordobeses, el cual guarda gran parte del encanto de la época.

*El Alcázar de los Reyes Cristianos, una vetusta fortaleza que encierra en su interior una muestra de las diferentes putas poblaciones que moraron en la ciudad. Ubicado en el lugar en el que se encontraba el Palacio Califal, el edificio que hoy contemplamos es fruto de la restauración acometida por orden de Alfonso X el Sabio y su hijo Alfonso XI. Al igual que multitud de edificios históricos de este tipo, ha sido utilizado para diferentes usos, entre los que destacan ser la Sede del Santo Oficio de Inquisición.

Además de su gran variedad arquitectónica, el visitante también puede contemplar en su interior obras tan interesantes como un magnifico sarcófago romano del siglo III en el que se representa una alegoría del más allá.

*La Mezquita-Catedral de Córdoba

No podíamos finalizar este viaje sin visitar el edificio más importante de Córdoba, la Mezquita-Catedral.

¿Por qué se denomina como Mezquita Catedral? Porque cuando la ciudad se conquistó de forma definitiva, las autoridades eclesiásticas decidieron que era una buena idea, construir en la parte central de la Mezquita de los Omeyas, la nueva catedral de la ciudad.

Una idea, que en estos momentos nos parece bastante descabellada, ya que para crear semejante estructura tuvieron que remodelar una parte muy importante de la Mezquita. Una estructura con la que te avisamos que te encontrarás sin previo aviso cuando estés contemplando los preciosos arcos superpuestos de dovelas bicolores de la Mezquita.

Córdoba Mezquita

Es precisamente es este edificio el que consiguió que ser nombrado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1984. ¿Qué cosas no podemos dejar de ver de la Mezquita? Además de las arquerías de herradura superpuestas, no puedes irte de la Mezquita sin admirar: la cúpula nervada que precede al mihrab y la arquería polilobulada sobre la que se asienta, la fachada del mihrab y la magnífica puerta de San Esteban, en la cual aparece una inscripción en la que se habla acerca de su fundación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *